Experiencias en Seguridad Alimentaria, en Cauca y Nariño – Colombia

experiencias en seguridad alimentaria, en cauca y nariño

Resúmen

La pobreza, la seguridad alimentaria y la desnutrición, constituyen la resultante de una compleja red de interrelaciones de las estructuras productivas y de poder, la ideología y la organización jurídica institucional, cuyo conjunto determina el estilo global de desarrollo y establece, por consiguiente, los alcances y las limitaciones tanto de la política alimentaria y nutricional como de aquellas tendientes a erradicar la pobreza. El Chachafruto, la Quinua y el Amaranto son de los alimentos más completos y balanceados que existen, contienen minerales, vitaminas y aminoácidos en cantidades excepcionales en forma equilibrada para una nutrición humana completa basada en proteínas de origen vegetal. Tal vez por el poco conocimiento, la promoción de estos cultivos tienen poco peso en el agro colombiano y su problemática en el tema de consumo alimentario y en el estado nutricional en un amplio sector de la población. Sin embargo, cada vez cobran mayor importancia las expectativas, la demanda y los precios en los mercados para estos cultivos andinos; inclusive organizaciones campesinas de Bolivia, Perú y Ecuador están ya integrados a mercados extranjeros, cuya demanda es insatisfecha con la oferta actual. En el marco del Programa de Recuperación y Revaloración de Cultivos Andinos, que se adelantó experimentalmente , con el Apoyo del Proyecto Desarrollo Rural Bota Caucana (GTZ-RSS), desde 1,999 hasta el 2002 , la Red Agroforestal de San Sebastián conformada por la UMATA, Proyecto Bota Caucana, Colegios Agropecuarios, Asociación de Trigueros y Productores de Santiago y San Sebastián, del Municipio del mismo nombre, se propusieron a producir, procesar, comercializar y utilizar el Chachafruto, la Quinua y el Amaranto, entre otros cultivos nativos de Cauca. Estas primeras experiencias motivaron también para que la ONG Corporación Plenilunio ,impulsara los primeros procesos de promoción de esos cultivos en el Departamento de Nariño, en el año 2003.

Se requiere un mayor compromiso del Gobierno Nacional, Departamental y de los Gobiernos Locales en crear políticas de alimentación y nutrición eficientes y efectivas integrando dentro de la cadena alimentaría el valor agregado del productor de estos cultivos andinos. Esta publicación sistematiza esas valiosas experiencias que dejaron saldos pedagógicos importantes entre los años 1999 y 2003, en el sur occidente colombiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *